domingo, enero 13, 2008

Viaje y vuelta (118va. Semana)

Buenas, compañeros!

Luego del gran desayuno y un poco de limpieza casera, me dispongo a publicar un poco con mi mate al lado.

Lo bueno de los viajes a Argentina es que no tengo que hacer recuentos acerca del precio del transporte, la comida, los paseos, etc... Los viajes a Argentina se caracterizan por la gente! Vi a tantos! Tanta gente que no veía desde que me fui, aún más gente que extrañaba tanto.

Podemos ir un poquito por rubros (jeje, me gustan los rubros):
  • Familia. Un viaje muy particular. Me gustó un montón todo el contacto familiar y lo crecidos y juguetones que están los sobrinos. En cuanto a los adultos, me han dado más que lo que jamás podría haber pedido. No hablo de aprobación, hablo de la falta de rechazo. La aceptación, con suerte, vendrá y crecerá con el tiempo. Además, en los cumpleaños de mi ma y mi hermana lo pasé muy bien y el 31 en lo del tío anduvo bárbaro. La reunión de primos y la de nietos (ja, es toda la misma gente pero la presencia de la bobe determina su categoría) también estuvieron muy buenas. (De hecho, el mate del que estoy tomando ahora es el que me regaló Berti). La cena en lo de Lía, muy buena. El almuerzo con Gus y Sonia, también.
  • Amigos Facu: Como ya es tradición, la juntata en lo de Paulinda y Mati nos ha reunido a varios. Muchas gracias a todos los que pudieron ir. Un lujo. Además, me pegué una linda merienda en el Alto Palermo con Carola... otro lujo.
  • Amigos Boehringer: Ingui, Marina, Marie, Panga, Ana y Abril. Un vino, una cena, dos almuerzos... fantástico! Titi, espero la próxima vez engancharte antes de que te vayas de vacaciones... Ingui, qué raro vernos en Baires, ¿no?
  • Amigos Internacionales: Sarah, un placer. Lástima que me quedé con poco tiempo.
  • Amigos Vida: Yae, me alegró verte tan bien. Merecido. Barbie, una lástima. Otra vez será.
  • Amigos Alma: Paco y Flor, ¡cuánta falta me hacen! Cada vez que los veo me doy cuenta de cuánto los extraño. Gracias por los lindos momentos pasados. Tarti, ¡te adoro! Gracias por las navidades y por la remera. Jesi: sos un diez, no puedo decirlo de otra forma.
  • Amigos nuevos: KSK fans, sigan con su eterno rally caza artículos. Un gustazo.

De todo esto, espero haberes dado lindas muestras con las fotos del miércoles.

Ahora, la vuelta. Llegué a casa el martes. Can también tenía que volver el martes y más o menos a la misma hora que yo, pero le retrasaron el vuelo. Entré acá a las 14.30. La casa estaba fría. Puse las estufas al mango y para cuando llegó Can, 8 horas después, la casa estaba bien.

Intercambiamos regalos, que eran en su mayoría comida y un coso con cuentas que en el Islam se usa para rezar, pero que en mi habitación es un lindo adorno. El miércoles retomamos el laburo. Así como entré a la oficina, recordé que el jueves tenía una reunión de proyecto. Conclusión: me pasé el miércoles entero haciendo una presentación con resultados e ideas que presenté el jueves con éxito. La reunión del jueves duró todo el día y después me fui al gimnasio.

Hacía como un mes que no iba al gimnasio. Entre eso y el viaje, la balanza reveló un peso 2 kilos más alto que el habitual. La verdad, con todo lo que me comí en Argentina, no me resulta ni grave, ni sorprendente. Supongo que la bici se hará cargo. El viernes me tocaba ir a manejar luego del laburo, pero la profe tenía que cancelar y se olvidó de avisarme así que luego de esperarla un rato, la llamé y me pidió muuuuuuchas disculpas. El martes será. Por suerte, ya recibió el libro con la teoría en inglés, así puedo preparar el examen escrito.

El sábado compré algunas cositas que quería comprar en Argentina y no compré porque no encontré.

Eso es todo por ahora. Les mando un beso grande y buena semana!

1 comentario:

lapocha dijo...

Gracias Mati!!

A mi me gustó verte.