domingo, septiembre 28, 2008

Gourmetten (156ta. Semana)

Hola, Amiguetes!

Cómo les va? Acá estoy, a las 21.40, recién llegado de Maastricht. Las vueltas siempre son sin tráfico, así que suelo llegar de buen humor. Las idas, en cambio... bu.

A ver. El lunes tuve un entrenamiento para usar un microscopio que tenemos que nos estaba causando algunos problemas. El técnico que vino a verlo reveló que no es que seamos tan incompetentes en la operación del microscopio, sino que la cámara no estaba funcionando bien. Lo cual equivale a decir que, en realidad, somos muy incompetentes a la hora de saber si el equipo con el que estamos trabajando funciona o no, jeje.

El martes tuve un mini congresito en el cine local. Una buena idea: hacen todo en un complejo de cines que igual estaría cerrado durante el día y en cada sala se desarrolla otra sesión, genial. Aunque un poco aburrido.

(ring, ring... hermana al teléfono, hablando... 40 minutos después)

El miércoles pasó más bien tranquilo y el jueves no pude ir a andar a caballo porque nos olvidamos de avisar que queríamos ir. En vez de eso, me fui a la casa de Laura a esperar que se hicieran las 12 de la noche para cantarle su feliz cumpleaños. Muy divertido. El viernes me pasé el día con un poco de frío. Me fui antes del trabajo porque no me sentía bien y para cuando llegué a Maastricht ya tenía un gran dolor de cabeza y un poco de tos. Pensé que se me venía un resfrío enorme, pero el sábado me levanté fresco como una lechuga.

Partimos raudos hacia el centro de Maastricht a cortarnos el pelo. Nos cruzamos de pura casualidad con João (ex colega portugués) que ahora vive en Maastricht y también se quería cortar el pelo, así que fuimos los tres juntos. Después, pasamos la tarde comprando regalines para la familia en Argentina. Todo muy lindo.

A la noche, nos tocó ir a lo de uno de los jefes de Gert que nos invitó (éramos 9 en total, todos del laburo de Gert) a hacer lo que en holandés se llama gourmetten, que de ser traducido al español vendría siendo algo así como gourmetear. La cosa es así: ponen en el medio de la mesa una especia de parrilla eléctrica como de piedra y hay en la mesa muchos platos con carne cruda, soja, hongos, etc. Todos sentados alrededor de la parrillita, cada quien se asa lo suyo y come. Así se va la noche, hablando, tomando, asando y comiendo. Es la primera vez que hice eso y aunque me gustó el concepto, es medio complicado pues el living te queda como ahumado... pero está bueno!

Hoy pasamos la tarde con dos amigos de Gert en un bar en Maastricht en una terracita a orillas del río. Hizo un día increíble y la pasamos muy bien. Supongo que habrá sido uno de los últimos fines de semana de este año con un clima más o menos decente para ofrecer.

Eso es todo!

Beso grande ybuena semana.

PD1: el miércoles hace 3 años que estoy acá.
PD2: !שנה טובה ומתוקה

1 comentario:

João dijo...

3 años? Eo es ya demasiado tiempo jejejejeje. felicidades