domingo, agosto 17, 2008

(150ma. Semana)

Buenas!

¿Cómo va todo por todos aquellos lugares desde donde los cuáles me leen? Ja, soy un autor de fama internacional.

Acá estoy, todavía en Maastricht, publicando antes de volver a Enschede.

La última publicación fue el martes, así que no queda mucho para contar de la semana, que se caracterizó por experimentos que armé medio en el aire cuando todo lo que tenía planeado quedó cancelado. Todas las máquinas que necesitaba usar estaban reservadas y me faltaban, además, algunos reactivos. Por suerte, encontré algo con lo qué mantenerme ocupado. Ya veremos si funciona :).

Hacía un par de semanas que Laura, la novia de Can, estaba viviendo con nosotros. Todo fue porque ella vino por un programa de 6 meses con un montón de gente. A ella le dieron una extensión y al resto, no. Como todos esos estudiantes viven juntos en un edificio, de repente se encontró sola en un edificio para como 100 personas. Este viernes se fue de vacaciones a España y cuando vuelve, va al edificio. Uno de los estudiantes de la nueva ola es un compañero de ella de la facu en Barcelona, que va a ser mi estudiante! Parece mentira, pero hace un par de meses tenía que hacer todo solo y ahora ando manejando un equipo de 4 personas. Casi que no tengo excusa para ir al laboratorio y tengo que hacer mucho papeleo o laburo en el área blanca. Pero no me quejo: ya llevo como 13 años en el laboratorio. Es un buen descanso.

Joan, el nuevo estudiante, llega el jueves y empieza a trabajar a principios de septiembre. El viernes va a venir con nosotros al viaje anual en bicicleta de +/- 60 km. Can no va a estar, porque se va de vacaciones a Turquía por dos semanas. Así que, de repente, me encontraré solo en casa durante dos semanas.

Dado que Laura se fue, este viernes Can vino conmigo a Maastricht. Aachen, la ciudad alemana donde él estudió, está a media hora así que se fue a ver a algunos amigos. Ayer a la noche volvió y salimos Gert, Can, João (ex colega portugués) y yo por Maastricht a tomar algo. Ayer, además, compré un inalámbrico nuevo porque el de casa se está muriendo.

Hoy estamos los 3 haciendo día de relax, leyendo diversas cosas. Algunos por placer, algunos para el trabajo. En un rato estaremos saliendo para Enschede. Por lo menos esta vuelta viajamos de a dos, lo que hace que me aburra menos y que podamos cambiar de conductor en el camino.

Un gran beso para todos.

Ah, me olvidé. Parte de mi viaje a Hawaii lo pagó el grupo y otra parte la Sociedad Europea de Membranas (suena medio raro en castellano... todas las membranas asociadas, en fin). Daban 10 becas y me gané una escribiendo una muy linda carta de solicitud. A cambio, tuve que escribir un reporte de la conferencia en inglés para su boletín. Parece que lo van a publicar en setiembre, así que no sé si soy un autor de fama internacional, pero por lo menos seguro que me leen en más de un país :p

1 comentario:

Bárbara dijo...

Grosso como siempre...genial viaje de arribeños y encima a HAWAII... y muy gracioso imaginarme las membranas directivas en una sala de reunión discutiendo a quiénes les daban la beca por sus cartas...jajaja...
¡Beso Matiiiiiiiii!
Tarti.