domingo, diciembre 09, 2007

Uno más y viajo! (113ra. Semana)

Bueeeeeeeenas!

¿Cómo les va? Por acá, todo en orden. Con un ataque de ansias de viajar... pero por suerte faltan apenas 9 días y un post para irme.

Veamos un poquito la semana que hemos transitado:

El lunes, tuve una mini reunión con Rob para discutir la posibilidad de tener a una estudiante de master investigando conmigo por unos meses. Al parecer, si esto funciona, puedo relegar parte de mis tareas para que la persona en cuestión investigue y ambos nos beneficiemos de su trabajo: ella para recibirse de ingeniera y yo para tener algo más para mi tesis. Veremos, veremos... Además, a la tarde, fue la fiesta de Sinterklaas. Como este año somos muchos, no hubo poemas. Sólo regalos que había que comprar sin destinatario fijo y después jugando con dados y consignas, se veía quién se quedaba con qué regalo. Muy divertido. Me tocó una galleta con forma de gran muñecote.

El martes tuve otra reunión con los jefes de mesada del laboratorio para organizar un poquito la cuestión, especialmente con miras a la gran limpieza del laboratorio que sucederá este jueves. El miércoles tuve mi tercera lección de manejo, todo bien con eso. Manejando en la autopista y todo. Me divierto mucho, lástima que la profe me habla todo en holandés y me desconcentro demasiado intentando responder.

El jueves pasó sin mayores novedades que haber recordado sacar la basura, jeje. Ayer anduve de compras. Compré regalos para los sobrinos y demás. Me faltó la Sudocrem, pero el finde que viene la compro.

Dejé oficialmente el tomo número 3 de las obras completas de Borges de lado. Paso a explicarme. Esta colección consta de cuatro tomos: los primeros tres son las obras de Borges en si y el cuarto prólogos a otros libros y demás colaboraciones. Habiendo leído entrevistas y anécdotas de Borges antes de empezar, debo reconocer que el cuarto tomo era el que más me llamaba la atención, pero quise leer todo en orden. Luego de haber leído dos tomos y medio, puedo decir que no estoy conforme.

Si bien Borges tiene momentos de brillantez extrema, la mayoría de los escritos surgen del abuso de un puñado de temas usados una y otra vez, al punto de que es recurrente la sensación de estar leyendo lo mismo por segunda, tercera o cuarta vuelta. Como si fuera poco, estos temas son absolutamente arcanos y como tales, no son de interés para el común del humano lector. Además, su catálogo de adjetivos es en extremo limitado (absolutamente todas las pieles son cetrinas, por ejemplo). Sus ensayos son absolutamente categóricos y no admiten ninguna clase de cuestionamientos. El 95% de los cuentos cortos es contado de la misma forma: Borges en situación con alguien que comienza a contarle un cuento que dice así... Los finales de los cuentos son abruptos, como buscando sorprender con algo que no está ahí... Los poemas hacen referencia a la matemática infinitesimal, a la historia escandinava o a Las Mil y Una Noches, con completo arbitrio y sin cohesión. Se abusa de la metafísica sin lograr efecto alguno en el lector: ni curiosidad, ni sorpresa.

Pero como dije más arriba, realmente tiene momentos de brillantez. Hay escritos maravillosos. Tal vez habría sido más adecuado para mí encarar una antología que los reúna en vez de intentar rastrillar páginas y páginas de blablá intentando encontrar algo. Por eso, decido seguir el consejo del mismo Borges: no leas nada que no te cause placer. Tal vez en algún momento agarre el cuarto tomo donde, con algo de suerte, se transluzca más el Borges persona.

Saludos a todos y buena semana!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que valentía mi Dios, hablar asi de un tan prestigios escritor!!!! jaja por lo menos te da derecho el haberlo leído, la mayoría habalmos del "maravilloso", si haber transitados entre veinte y cien páginas.
Como el solia decir seré muy nombrado, pero poco leído.
te puedo recomendar otro autor Quino en su colección Mafalda
Bueno me voy de paseo, ah por si no te enteraste, te estoy esprando jajajajaja
mamá

Bárbara dijo...

Matis falta poquititooooooooo iupiiiiii!!!!!
Ea ea pe pé!
Muitos beijinhos!
Tarti.