domingo, julio 30, 2006

De todo un poco (43ra. Semana)

Buenas a todos!

El lunes a la mañana nació Bianca, la hija de mi primo Martín y su esposa, Norma. Muchas felicidades a los padres!

Siendo el más chico de todos los primos del lado paterno (el más grande me lleva unos 16 años y el más cercano es mi hermano, que me lleva 3 y medio) me cuesta un poco acomodarme en mi generación de la familia... es decir, mis 6 primos paternos y mis 2 hermanos ya tuvieron un gran total de 10 hijos (Manuel, Lola, Ramiro, Luna, Nicolás, Bianca, Tomás, Pilar, Julián y Olivia). Esto puede haberme llegado a costar la posibilidad de crear cierto tipo de relaciones con estos primos al menos hasta estos últimos años, en los que "mi" adultez empieza a generar similitudes... Es muy distinto a lo que sucede con mis primos del lado materno. Después de mis hermanos, nacimos todos en dos años y un poco. En fin, una reflexión de domingo.

Ha sido una semana agitada para la familia en Buenos Aires, pero de a poco las cosas se re-encaminan. Sí, ya sé, muy de a poco... pero bueno, ir para adelante despacio es mejor que quedarse quieto o ir para atrás, no? (Me levanté más filosófico de lo que pensaba)

Yo tuve una semana de poca actividad. El calor aplasta. El gimnasio estaba con horarios extraños por el receso de verano entonces por esta semana, cancelé. El trabajo va bien: probando cosas nuevas. La idea, creo, es explorar varias cosas a la vez porque si uno se dedica sólo a una y pasa un año y te das cuenta que no sirve, te querés matar. De esta forma, se tienen alternativas. Por eso, además de mis chips, estoy midiendo otras cosas y usando más aparatos. Se pasa bastante tiempo jugando con todos los botones y viendo que pasa que de vez que se apreta otra cosa, así que es muy divertido.

El martes fui a ver Piratas del Caribe 2. Se trata de una película con menos contenido que la 1, mucha acción que en algunos momentos se zarpa y un final que dice "No se olviden que se viene la 3, guarden plata para la entrada". Me resultó simpática, pero, amigo lector, si todavía no la vio, no vaya con grandes expectativas. En una de esas se sorprende.

Estoy leyendo un libro de historia argentina entre 1955 y 1983 que me regaló Marie por mi cumpleaños la última vez que estuve en Buenos Aires, Lo Pasado Pensado de Felipe Pigna. No habiendo crecido en una casa donde hubiera alguna clase de discusión política, me resulta de mucha utilidad la forma en la que está dispuesto el contenido del libro. Cada capítulo empieza con una introducción escrita por el autor, que en el prólogo declara no ser imparcial ni pretender serlo, lo cual le agrega la necesidad de analizar lo que se lee. Luego, los capítulos exploran los temas propuestos a través de entrevistas a personajes de la época y a participantes de los hechos. En general, por cada opinión de un personaje pro algo, hay una de uno que estuvo en contra. Se tenga conocimiento sobre los hechos de la época (sea de primera mano o a través de la lectura) o no, es un buen libro para acercarse o profundizar... sobre todo para los que venimos de colegios técnicos y el contacto más serio con la historia argentina lo tuvimos con Sociedad y Estado en el CBC, que abarca hasta el fn de la primera vuelta peronista.

Ayer fui con João (colega portugués) y Maik (colega alemán) a cenar a Alemania (todavía no me acostumbro a esa frase... suena como algún millonario que se tomó el jet para ir a comer pasta a Roma y volver, jaja), a la Asociación Portuguesa en Epe, a cuatro estaciones de tren. Había un parrillero y la carne estaba bastante bien. Por problemas con los horarios del tren, perdimos el último desde Epe así que nos tomamos un taxi a Gronau (última estación antes de cruzar la frontera, viniendo desde Alemania). En Gronau vive Maik, que nos llevó al centro porque teníamos como una hora para el último tren y fuimos a un bar. Después João y yo nos tomamos el tren a Enschede donde fuimos a otro bar y después me vine a dormir. La pasé muy bien. Comí rico, tomé rico y hablé mucho...

Debo reconocer (y este comentario va casi específicamente para Ale) que Gronau no es tan feo como yo pensaba. Sólo tiene la mala suerte de tener la estación de tren ubicada en un lugar... "poco afortunado", pero de caminar un poco se vuelve una ciudad linda.

Creo que eso es todo.

Un abrazo y buena semana para todos!

1 comentario:

Ale dijo...

Jajajajaja....

Voy a tener que desmistificar mi impresión de Gronau con alguna otra visita, porque la verdad q´pareciera impensable que en esa ciudad que me dejó varada sin boleto de tren, enferma y con una flor de blizzard pueda tener algo bello para ofrecer, mas que una heisse Schokolade mit Sahne en la estación de tren.....

Igual te creo...
Habra que ver al proxima vez...

Besos y buena semana